Escribo porque quiero

Un lugar donde escribo lo que pienso, sin pensar lo que escribo.

Mes: mayo 2018

Adiós a una gran señora

Sí, otro recuerdo que extrapolo a la gran ausencia que tengo.

Hoy se nos ha ido María Dolores Pradera, una cantante que era una gran señora, o una gran señora que era cantante, y con ella se va otro trozo de mi memoria. Esos recuerdos de viajes familiares con los distintos Seat que tuvo mi padre: 1430, 131 Supermirafiori ranchera, o después con el más modernos volkswagen passat (vehículos que fiel a los lazos familiares mi padre siempre compraba en la añorada agencia Seat-Volkswagen de su primo Andrés en la calle Castelló de Madrid) y que en cada uno de esos viajes era raro que no lo pasáramos escuchando una cinta de casete de María Dolores Pradera, entre otras tantas de ese estilo. Viajes que recuerdo desde bien niño a Andalucía, Castellón, Los Narejos, Lagunas de Ruidera, Andorra (varias veces, casi todos los años), Portugal, Francia, Galicia, Mazarrón… arrastrando la caravana Roller que tantos buenos momentos nos dio y que era la ilusión de mi padre.

Ya, cuando nosotros los hijos nos hacemos grandes, los padres han de renunciar a sus gustos e ilusiones por el egoísmo de la pubertad de no querer viajar con ellos y el preferir los veranos con los amigos antes que conocer nuevos lugares en compañía de ellos, y de esta forma mis padres sacrificaron su afición por los viajes y los campings por la estabilidad de una casa en la playa, aunque siempre le quedó la ilusión de, una vez jubilado, poder recuperar ese sueño y poder disfrutar de la libertad de viajar con la casa a cuestas, aunque para ese futuro sería a lomos de una autocaravana. Una ilusión que se marchó con él sin poder hacerse realidad.

Ahora podrá disfrutar en directo allá arriba de la voz melodiosa de María Dolores Pradera que tanto le gustaba y viajando en autocaravana (o lo que allí se lleve) por verdes campos y playas azules. Por mi parte ilustro a esta reflexión este dueto de la Pradera con el gran Sabina, cantante y persona que nada le gustaba, pero como buen padre estoy seguro que me perdonaba que a mí me encantara y que pagase por ir a sus conciertos. Nadie es perfecto…

Madrid de mis amores

Hace justamente un año me regalaste esta bufanda. Por circunstancias que no vienen al caso había perdido aquella que compré de los Ultras Sur en las puertas del Santiago Bernabéu allá por el año 92, y no querías que me quedara con la pena de no llevar una bufanda madridista en una gran final; así que te fuiste al Corte Inglés a comprar una por mi cumpleaños para que la llevase durante la final contra la Juve y celebrar con ella la 12ª Copa de Europa del Real Madrid, ese equipo que desde bien niños nos enseñaste a amar a mi hermano y a mi.

Recuerdo esos primeros partidos que nos llevaste al Santiago Bernabéu a Edu y a mí, a disfrutar del mejor equipo del mundo en compañía de tu primo Andrés y sus dos hijos, Pedro y Andrés, y que años después continué con ese veneno que me metiste en el cuerpo yendo yo solo a alguno de esos grandes partidos, pero siempre buscabas a algún amigo o familiar para que me acompañase y no estuviese solo ante esa mezcla de pasiones, fogosidad, alegrías y algo de violencia que eran las grandes citas contra rivales de toda la vida. Allí pude ver ganar por 5-0 al Madrid contra el Barcelona en el año 95, en la grandiosa época de los Buyo, Amavisca, Sanchís, Luis Enrique, Hierro, Laudrup, Redondo, Zamorano o el gran Raúl González; o ganar la Liga contra el eterno rival del otro lado del Manzanares en la temporada 96-97, cuando aún se peleaba por unos colores y algo antes que el fútbol se convirtiera en un negocio de mercenarios y especuladores. Y después ir a celebrarlo junto a la diosa Cibeles, para después, con esas emociones aún frescas en el cuerpo, coger el coche de regreso a Murcia en una tirada sin dormir.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces y esta será la primera vez que no disfrutarás de la final de la Copa de Europa (ahora llamada Champions League) desde aquella primera de 1955, cuando apenas tenías cumplidos los 18 años. Hoy no sufrirás con tu Madrid del alma sentado delate del televisor, ese equipo que tantas alegrías te ha dado, pero también innumerables cabreos que sufrías esas tarde de sábado junto a tu querido cuñado Isidro.

Esta noche pondré a mi lado la bufanda que me regalaste hace un año, en una silla vacía, e imaginaré (o quizás realmente sea así, ojalá así sea) que estás a mi lado viendo la final, protestando ante cualquier decisión arbitral o despotricando ante el fallo de algún jugador de Madrid. Y cerrando los ojos te imaginaré con uno de tus puritos Reig en la mano, al igual que esas tardes de domingo que me llevabas junto al abuelo Eduardo a la vieja Condomina a disfrutar (o a sufrir, más bien) con el Real Murcia, el equipo que te tenía el corazón partido por ser el de tu tierra natal, pero que por circunstancias del fútbol y de la vida quedaba a un segundo lugar cuando del Real Madrid se trataba.

Esta noche el Real Madrid levantará su 13ª Copa de Europa y tú, papá, ahí estarás disfrutando de ese momento junto a tus hijos, sobrinos y nietos. Yo me pondré un año más la camiseta de Raúl, esa que tan buena suerte nos ha dado en las últimas finales europeas.

¡Hala Madrid!

El pino de las Águilas

El Pino de las Águilas (Campo del Cajitán, municipio de Mula) es el pino carrasco más antiguo y de mayor perímetro de tronco del mundo. Nació sobre el 1700, tiene una altura de 13 metros y su tronco un perímetro de 6,3 metros del que salen dos brazos principales. Su estado de conservación es malo: presenta tumores, galerías de xilófagos y le han caído varios rayos a lo largo de la historia, uno de ellos hizo que perdiera un tercer brazo y los efectos de aquel rayo aún se pueden apreciar en su tronco en una enorme grieta.
La administración lo limpió y valló, impidiendo pisar con vehículos agrícolas cerca de las raíces. Es una de las joyas del catálogo de árboles monumentales prioritarios de la consejería de Agricultura de la Región Murcia. Según las personas del lugar estaba prohibido disparar sobre el, primero había que disparar al aire si se quería cazar las aves que estaban posadas en sus ramas. Muchas de ellas eran rapaces, de ahí el nombre que se le otorga a este pino.
 
Este árbol está situado entre cultivos de cereales y vid, es una maravilla de la arquitectura natural y como ser vivo que es se merece el mayor respeto y cuidados por parte de la Administración y visitantes. Al encontrarse en una finca privada es recomendable que quienes lo visiten accedan a ella con educación y pidiendo permiso a los habitantes de una vivienda agrícola cercana, y teniendo cuidado con los perros pequeños que de ella cuidan. Mi tobillo izquierdo puede dar cuenta que no se andan con bromas ante visitantes desconocidos; aunque ante el amago de lanzarles unas piedras acceden a dejarte tranquilo y el paso libre.

Campos de Murcia

Existe en la Región de Murcia un lugar donde el tiempo pasa despacio. Un lugar donde el hombre ha vivido de la Naturaleza desde hace siglos, con respeto, sin abusar de ella y así continúa a día de hoy.

Existe en la Región de Murcia un lugar con suaves hondonadas y amplias llanuras entre los municipios de Mula y Cieza dedicadas a los cultivos de secano: cereales, almendros, vid, olivo, donde los tractores y las segadoras han hecho la vida más cómoda a los trabajadores del campo y ya no viven junto a la tierra que les da de comer, una vida que en otros tiempos era solitaria y dura.

Existe en la Región de Murcia un lugar donde la Sierra de Ricote y el Almorchón de Cieza se miran a la cara, vigilando desde sus atalayas esas tierras que bien podrían ser sacadas de un paisaje manchego, donde el cielo limpio, sin contaminación, contrasta con los distintos colores de la tierra dependiendo de la época del año en que se contemple.

Existe en la Región de Murcia un lugar donde existe un pino con más de 300 años de antigüedad y, según dicen, es el pino carrasco de mayor perímetro y antigüedad del mundo, un pino que da sombra y resguarda a quienes se refugien bajo él en los tórridos veranos murcianos. Un pino que al contemplarlo desde el interior de sus ramas que se precipitan hacia abajo hasta acariciar la tierra es como contemplar una auténtica obra de arte de la Naturaleza, y que al tocar su viejo tronco con las manos puedes imaginar las miles de historiaste las que habrá sido testigo en esos tres siglos de vida. Un pino que su nombre evoca a las rapaces que antaño se resguardarían en él.

Existe en la Región de Murcia un lugar donde en primavera los campos verdean hasta ser una mancha difusa en lontananza, los veranos son cálidos y de color amarillo y al final del invierno la vida explosiona en miles de almendros en flor que nada tienen que envidiar a los más famosos paisajes floridos de la geografía nacional.

Existe en la Región de Murcia un lugar donde merece la pena perderse en solitario de vez en cuando y recorrer en bicicleta sus caminos inundándose de su paz, contemplando su belleza y escuchando los sonidos de la vida que alberga.

Existe en la Región de Murcia un lugar al que llaman Campos de Cajitán.

Fotos realizadas el 6 de mayo de 2018

P. D: Gracias a José Antonio Pastor González por sus indicaciones para descubrir estos parajes y el majestuoso Pino de las Águilas.

 

 

 

 

Hoy habrías cumplido 81 años

Hoy, 3 de mayo, habrías cumplido 81 años. Hace unos meses te dije que no te preocuparas, que el que te visitaran los servicios de cuidados paliativos solo era para que tuvieses un mayor bienestar y ajustarte la medicación para que esos dolores tan insoportable que tenías remitieran y te permitieran poder moverte mejor, pero que esas visitas no significaban que estuvieses en el final de tu vida y que ya verías cómo celebraríamos todos juntos tu 81 cumpleaños. Esa fue una de esas afirmaciones que se hacen más con el corazón que con la cabeza, pues aunque se lo pedía a Dios todos los días para que así fuese, la cruda realidad era distinta y el egoísmo de no querer perderte impedía afrontar abiertamente que el final de tu vida estaba muy cerca.

Hoy habrías cumplido 81 años, pero aunque no has podido llegar a esa edad puedes estar muy satisfecho de haber tenido una vida plena, con muchos momentos felices, pero también con otros muchos muy duros que pusieron a prueba tu fe, tu fortaleza, el amor a tu familia y el sacar fuerzas para luchar por darles un bienestar, unos estudios, aun a costa de muchos sacrificios por tu parte. Y superaste la prueba, y con nota. El resultado fue una familia unida; unos hijos que te hacían sentirte orgulloso de cada uno de ellos; unos nietos con los que disfrutabas y que te ganaban fácilmente con un beso, una carantoña o un abrazo; unas nueras y un yerno que te querían como a un padre, pues eras el único abuelo que quedaba en la familia.

Hoy habrías cumplido 81 años, pero te fuiste como eras, con entereza, sin quejarte por tu suerte, afrontando la realidad, e incluso con la valentía de llamar a algunos familiares y amigos para despedirte unos días antes de entrar en ese sueño que prepara al espíritu para su viaje a otra vida; el día de tu entierro le dije a tu primo Andrés (primo, pero que erais como hermanos): “Tenía razón, era la última vez que hablabais cuando te llamó para despedirse”. Te fuiste en tu casa, rodeado de los tuyos; esperaste hasta tenernos a todos junto a tu lecho para marcharte, para encontrarte con Dios, ese Dios al que tanto amabas, pues aunque en esos momentos supongo que toda tu certeza en la Resurrección en otra vida se tambalearía y te surgirían dudas y miedos, tengo la seguridad  que alcanzaste la vida eterna y que todo el bien que hiciste en esos cerca de 81 años te está siendo recompensado. Tu cuerpo quedó aquí pero tú estas gozando junto al Padre, pues, “para que alguien pueda entrar en el Reino de los cielos, es necesario que nazca de nuevo” (Juan 3:3-5).

Hoy habrías cumplido 81 años, y tu huella sigue viva. Hemos ido mamá y yo a visitarte, pero antes hemos pasado a recoger unas rosas frescas para que el dulce aroma que desprenden te acompañe en este día, y hemos visitado tu lugar de trabajo, ese al que el día 3 de enero te llevé por última vez, pues no querías irte sin dejarlo todo bien cerrado, con esa responsabilidad y buen hacer que siempre te caracterizaba. Tus antiguos compañeros de trabajo te recuerdan con añoranza y mucho cariño, y tu sitio continúa vacío. Fuiste un padre para ellos como bien nos han dicho de nuevo. Al igual que para esa persona que te visitó justo una semana antes de dejarnos y que tiene la pena de que no cumplió su promesa de llevarte a su nieto para que lo conocieras; ahora sé que no fue casualidad su visita, que alguna fuerza invisible le dijo que fuese para que os pudierais despedir y daros ese fuerte abrazo con lágrimas de despedida, y esa es la mayor satisfacción con la que se tiene que quedar, el haber podido verte antes de que te fueras.

Hoy habrías cumplido 81 años y te hemos visitado junto con tus cuñados, Dori e Isidro, que han recordado lo bien que lo pasamos en familia justo hace un año celebrando tu 80 cumpleaños, o la fiesta sorpresa que te organizó mamá por tu 70 cumpleaños y que acudiste pensando que íbamos a una comida de las Cofradías y te encontraste allí con decenas de familiares y amigos… ¡Qué felices lo pasamos y cómo cambian las cosas en tan poco tiempo!

Hoy habrías cumplido 81 años… ¡Feliz cumpleaños, papá! Nunca olvidaré aquel abrazo y siempre te llevaré en mi corazón, pues como decía un escritor francés: “La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo.”